Morder el mobiliario

Si se ensaña con los muebles, la conducta de juego puede ser el desencadenante, sobre todo en especies jóvenes. “Un perro no distingue con qué objetos de la casa puede o no jugar a no ser que se lo enseñemos.